Skip to main content

Loca y las cosas que trajo el no-transporte (I)

Nos habíamos despertado a las 6 de la mañana para hacer la excursión Talampaya- Valle de la Luna. Todo muy lindo, pero a la quinta vez que la combi paró en la undécima piedra con forma de hongo yo ya no quería saber nada. Tenía sueño, hambre, sed y estaba un poco harta de hablar en inglés y ser la traductora del sueco que había conocido cuando subí al micro que unía San Juan- San Agustín del Valle Fértil. Encima en Talampaya el guía se despachó contándome que viajaba a través de otras dimensiones y que ahí mismo había un disco de sol y no se qué.. Y usando el típico “por qué creés que yo te elegí a vos para contarte esto” me anotó su mail y un libro que tenía que leer en mi agenda.
La cuestión es que cuando terminamos ambas excursiones, yo me quería ir a Villa Unión y el sueco a La Rioja. Entonces, le pregunto al chofer de la combi la mejor forma de llegar hasta ambos destinos. El chofer nos dice muy convencido que nos iba a dejar en un lugar dónde pasaban micros “todo el tiempo”. Uno para la Rioja y otro en la dirección contraria, Villa Unión.
Perfecto.
Perfect.
La combi para en una ruta en el medio de la nada. El chofer abre la puerta y nos dice… “acá chicos”.
Sure? Siii!! Pasan micros todo el tiempo.. Ustedes tranquilos…
Ok.
Eran las 5 de la tarde cuando nos dejó. Se hicieron las 6... Y nada. Casi si pasaban autos. Las 7.. Y el sueco caminaba por la ruta y yo sacaba fotos… Las 8 y empezó a oscurecer… Las 8 y 15 y yo le empecé a llenar la cabeza al sueco para que hagamos dedo. El decía que era inseguro, que en su “guía del mochilero” lo decía, pero que en Chile era más común y seguro… Las 8 y media y yo ya no tenía más ropa de abrigo que ponerme encima y me estaba muriendo de frío. Las 9 y empecé a decirle al sueco que a lo lejos se veían unas luces, que fuésemos hasta ahí porque en la ruta, sin luces y en el medio de la nada nos iba a llevar por delante un camión con acoplado.
El sueco seguía diciendo que el micro iba a pasar, convencidísimo. Y yo le decía que estábamos en Argentina y a veces los servicios simplemente no funcionaban. Las 9 y cuarto y yo empecé a caminar hacia las luces. El sueco no estaba de acuerdo pero me siguió.
Era una ruta menos iluminada y con menos movimiento que la anterior. Yo iluminaba el camino con una linternita que tenía en el llavero y el sueco caminaba por el medio de la línea amarilla. Las luces cada vez se hacían las grandes. Habremos caminado tres kilómetros y las luces de lo lejos se transformaron en un pueblito.
Lo primero que veo es un almacén- comedor- ramos generales. La dueña muy atenta escucha mis quejas hacia el colectivo que nunca llegó y cuando termino me dice…
“Pero chicos, si el colectivo pasa a las 10”…
Miro el reloj..
Eran las 9.50.


Shit.

Comments

lau said…
oh, yeah. Murphy's Law!!
eso suena a algo que me pasaría a mí jaja
Ara said…
Nooo que feoo!! Jjajajaj bueno, vele el lado positivo, te dejo una linda anecdota para contarles a tus nietos! Jajaj
Suerte, que estes bien!
Beso ;)
Lusi said…
y el numero 2?
;)

Popular posts from this blog

No hay muestra mayor de compromiso que dar las llaves de la casa, departamento, habitación de pensión, lo que sea que fuese la morada de una. El compromiso no se demuestra con hechos, con presentar la familia, ni siquiera con un anillo. No. Darle las llaves a otro no es un hecho dejado al azar, no es una cuestión de practicidad, no es “para no bajar a abrir a la mañana”, para “que le vayas a cambiar las piedritas al gato”. No. Dar las llaves es “dar las llaves”.
A razón de verdad, yo di mis llaves una sola vez. Fue un acto ingenuo, casi obligado y con el que cargué mucho tiempo. El también me dio sus llaves. Finalmente, el devenir de los hechos hizo que sus llaves terminaran fundiéndose con muchas otras en el Monumento al Che, las mías vaya a saber dónde, pero bueno, ese es otro tema.
Por eso, yo ahora ando con mi par de llaves, otro en la casa de Almendra y otro en lo de Perro. Nada más. Ni a mi madre. Las llaves son una cuestión muy íntima. Y hace un par de semanas, cuando le quise ba…

Rellenita

Me volví adicta a una golosina. La conocí hace unos años, cuando Daniel vivía en Belgrano, porque las vendían en el kiosco de enfrente a la parada del colectivo. Daniel se mudó y no las conseguí más.
Pero hace unas semanas fui al cine, ese que queda en Congreso, y entré al kiosco de al lado… y allí estaban!… las únicas… las irrepetibles Rellenitas Chunky!!… Mi emoción fue tal, que a pesar del precio ($ 1,20) compré 4… y volví, volví al kiosco, solo para comprarlas… y le compré a la quiosquera una caja entera…de las de crema.. porque las de chocolate no son igual. La quiosquera me miró raro, pero me dejó la caja al costo!!!.. ahora, vivo a ingesta de Rellenita Chunky. Por lo menos una al día… todos los días.
Solo me resta encontrar un kiosco que siga vendiendo Cremokoa, y ahí si.. seré feliz….Además, me dí cuenta de que el relleno de las rellenitas es el mismo que el de las Cremokoa.. si, cada día mas loca, ya se.

Tirano oro

No hay caso. Por más que lo intente. Y obedezca a sus tiranos mandatos. Y le haga caso a sus agujas. Y salga a “tiempo”. No hay caso. Una mano invisible se encarga de adelantarlas a una lógica sobrehumana. Ó poner escollos imprevistos en el camino. Y ahí estoy, llegando tarde. Pero no es mi voluntad, lo juro. Es que siempre se demora el ascensor. O el tren que estaba programado tuvo un desperfecto. O justo ese día la correctora de la editorial me pide que la espere para ir caminando juntas hasta el subte. Y se demora agarrando el saco, saludando a los que quedan, olvidándose algo en el escritorio. Y camina a dos por hora mientras se queja y me toca el brazo cada tanto para que asienta o le preste atención. Porque claro. Yo voy pensando en lo tarde que es. Y en que cómo puede ser si salí a tiempo.
También es común que al portero que me tiene que abrir la puerta, se le ocurrió ir al baño. O hay más gente que la acostumbrada en la fila para sacar pasajes. O me encuentro sin monedas cuan…