Skip to main content

Posts

Showing posts from 2006

Le saltó la ficha

Y si.. desde que le pusieron los parquímetros en la vereda de enfrente, la señora del quiosco ya no es la misma.
Se hartó de que ingresen a su local para preguntarle:
Señora, ¿vende fichas?.. ah.. ¿y no sabe dónde...?

No.

No sabe.

El juego consiste en ordenar las piezas para que cada una de las caras del cubo exhiba el mismo color

Cuando era chica, El Perro (mi hermano) tenía un cubo mágico, no era de colores, sino con frutas. Entonces, había que llenar caras de frutillas, uvas, bananas y ananás. El perro sabía armarlo todo. Yo le pedía que me enseñase, entonces él, con toda la paciencia del mundo, se sentaba al lado mío, y en una docena de movimientos precisos lograba unir las frutillas con las frutillas, las uvas con las uvas, las bananas con las bananas y los ananás con los ananás. Parecía magia, pero solo se trataba de estrategia. Después, lo volvía a desarmar, para que yo pudiese seguir su ejemplo. Pero era inútil. En mis manos, los movimientos con el cubo se volvían imprecisos, mi desesperación aumentaba, y al no poder llevar a cabo la empresa, esperaba alguna distracción de El Perro para hacer trampa. Entonces, cuando se iba, aprovechaba para despegar las frutas (que eran stickers pegados al cubo)y agruparlas con sus pares. El Perro volvía antes de que pudiese terminar con mi plan, me sacaba el cubo de u…
Quiero saber hasta cuándo duran los siempres. Cuándo llega el final de los nunca. Quiero saber si alguien sabe si alguna vez se cansa de esperar el que siempre espera, y si el que busca, encuentra.
Quiero saber la incertidumbre que esconde la certeza y la verdad que hay detrás de tu mirada. Quiero saber si alguien sabe en qué lugar escondemos el imán que hace que nuestras manos se encuentren mientras dormimos, y de dónde proviene la fuerza que nos aleja en la vigilia.

Quiero saber si alguien sabe.

Y si alguien sabe.

Que nunca me lo diga.

Por empezar

En el día de hoy, escuché en el andén del subte, la siguiente conversación entre una niña de aproximadamente 7 años y quién parecía ser su abuela:

Qpsa: Bueno, pero si a Papá Noel le pedís el jueguito no podés pedirle además una computadora.
Na7a: ¿Por qué no, si todos los chicos le piden lo que quieren y se los lleva?
Qpsa: ¿Vos te pensás que Papá Noel tiene plata para todo?... no. Tenés que pedir cosas baratas...
Na7a: Pero si Papá Noel no se maneja con plata. Papá Noel fabrica los juguetes.
Qpsa: Pero ¿vos te pensás que siempre lleva cosas tan caras a los chicos?. Andá a una villa a ver si a esos nenes les lleva lo que le piden. A ellos les lleva cosas baratas...
Na7a: Ahh.. pero eso porque no le piden cosas caras.. si Papa Noel no tiene problemas con la plata.. ¡si fabrica los juguetes!...

Digo yo, ¿no sería más fácil empezar por decirle a esa nena que Papá Noel no existe?..

Digo yo nomás...
Para mí no son mariposas en el estómago, ni caminar como en una nube, ni escribir su nombre en el viento mientras tarareo una canción de Sergio Dennis. Para mi no son grandes declaraciones de amor.
Para mí, las mariposas son polillas que se inmolan en mi estómago, camino por calles de tierra llenas de piedras y de la ansiedad y el dolor de panza me ando cayendo por todas partes. El viento se transforma en temporal que sacude todo alrededor y cada vez que pienso en decirle un te quiero o lo escucho decirlo, se me nubla todo, me agarra vértigo, mareo y cara de enfermedad.
Para mi no son ni rosas, ni ositos, ni grandes cenas.
Para mí son visitas inesperadas, invitaciones a dormir la siesta en domingos nublados. Para mí no es la intimidad del sexo, sino la de compartir la cama.
Para mi no son bombones; para mí son Ricarditos y caramelos violetas mientras compartimos grandes y pequeñas charlas.
Para mi no es que finja escucharme cuando cuento algo y se de vuelta para mirar a alguien que pasa.
Pa…

Verdades sabidas por todas pero nunca antes dichas (por lo menos en este blog)

Durante la primera o primeras citas de una pareja heterosexual, si una mujer se niega a intimar con el susodicho tras una hora de besos y caricias intensas, sepan que...

Posiblemente no se trate de que no tenga ganas.
Ni que su ropa interior no haga juego.
Ni siquiera de que esté indispuesta.

Sepan que, si una mujer se niega a intimar en tales circunstancias, en el 99,9 % de los casos ocurre que en realidad ella..

No está depilada.
Si. A Vos.
A Vos le digo que tal vez esté leyendo esto.

A Vos le agradezco por ayudarme a robarle una carcajada al Señor Groso que estaba entrevistando, quién, tras apagarse el grabador, cambia la inflexión de su voz y me pregunta:

SG: Discúlpeme señorita, ¿pero le puedo hacer ahora yo una pregunta?
L: Si, claro.
SG: ¿Qué es eso que tiene en el antebrazo?

....

A Vos le digo, que cómo me conoce y sabe que me despierto dormida y así ando hasta casi las 3 de la tarde, sin recordar siquiera el color de zapatos que me puse antes de salir de casa; a Vos le pido a modo de colaboración, que la próxima me recuerde, aunque sea mediante un mensaje de texto mañanero, que tengo alojado en mi antebrazo al señor Burns en piyama sosteniendo un osito de peluche; producto del tatuaje que me plantó en un descuido mientras comíamos el chocolate Jack que trajo anoche de postre.

Una

Y así es como una regresa de la casa de sus viejos un sábado a la tarde, con media tristeza a cuestas, una bolsa de comida casera dentro de su mochila, y toda la reflexión que le ofreció el vaivén del tren que la devolvió a Capital.
Y así es como una, ni bien llega a su departamento recibe el llamado telefónico de Lula, quién la invita a una Fiesta Verde que se hace esa misma noche en algún lugar del Abasto. Y una le aclara que anda con media tristeza a cuestas, pero Lula insiste e incluso le dice que vaya a comer a su casa y se alquile una película.
Y una con media tristeza a cuestas accede, y como su tristeza no resiste historias de amor con finales felices, ni siquiera escenas de sexo de alguna película de acción; frente al exhibidor del video club, se decide por un documental.
Y una llega entonces a lo de Lula, con media tristeza a cuestas, una bolsa de golosinas y La Marcha de los Pingüinos, (que al final tenía escenas de sexo y de amor, pero bueno, son animales, así que no cuenta).

El coyote te va a comer

No se ingresa al mundo de los adultos al día siguiente de cumplir los 26; ni la primera mañana que descubrís que vivís sola; ni siquiera al minuto de firmar tu primer contrato.
No.
Se ingresa al mundo de los adultos de forma sigilosa. En puntas de pie. Con actos simples y cotidianos. Y cuando te querés dar cuenta ya estás adentro: pagando cuentas, asumiendo compromisos, firmando contratos, compensando entre el deber, el querer y el poder y pensando en las posibles consecuencias de los actos.
Se está en los albores del mundo de los adultos cuando se empieza a preferir al jamón crudo por el cocido, cuando se cae en la cuenta de que el Coyote nunca va a atrapar al correcaminos por más ingeniosos artefactos que invente, y con toda la resignación del mundo se acepta que en definitiva de eso va la historia y lo divertido del caso es relajarse, disfrutar y asombrarse con las nuevas estrategias de un Coyote que se supera para alcanzar eso que siempre parece tan cerca, pero nunca alcanza.
Se está …

Sin razón

Y una sale a cenar con Chef un domingo cualquiera. Y no es de extrañar, que de entre los temas a conversar surja el de los incidentes en San Vicente.

Ahora… ¿qué cuando lleguemos al departamento y nos metamos en la cama, una comience a leerle enfervorizada “La Razón de mi Vida” cual si fuera Eva frente a una multitud que la aclama enardecida frente al Ministerio de Obras Públicas?...
Eso, es raro.

Que tras el inexplicable incidente Chef se quede dormido y cuando Loca se despierta a la mañana siguiente siga al lado.. eso…
Es más raro….

Y que al otro día por la noche, Chef le mande un mensaje que diga “¿cuándo me vas a seguir leyendo la vida de Evita?”…
Eso.. Eso…

Eso... es totalmente inexplicable.

Método de levante Nº 54568 (categoría sub 20)

Sábado por la madrugada.

Locación: fiesta en Facultad de Filosofía y Letras.

Personaje veinteañero carita linda, ojitos claros, se acerca a Loca y dice:
¿Te puedo hacer una pregunta?

Loca, quién se encontraba sentada en un rincón con un vaso de cerveza en su mano, responde:
Si, claro.

Pvcloc, pregunta muy desenvuelto: ¿Te puedo tirar la boca?.Porque ya me voy.

Ajá.

¿Dónde quedó el: "Quélindaquesos, ¿te puedo dar un beso??... eh.. ¿dónde?...

Sabé mocoso, que en la vida no es todo carita linda y ojitos claros.

Sabélo.

Paseador en ascensor

Y ahí estaba yo. En el palier del edificio esperando el ascensor. Al lado del paseador de perros y del perro de los vecinos, ese labrador enorme que tiene el mismo nombre que El y que cada vez que me ve se me tira encima, y los que están alrededor no hacen mas que gritar Su nombre para sacármelo de encima, claro. Bueno. El perro ya había hecho su gracia. Yo ya lo había acariciado, y ahora estábamos en paz. Llega el ascensor y nos subimos los tres. Cierro la puerta y el paseador inexplicablemente se pone a cantar: “Croki, Croki, Croki”, mientras me dice: “mirá como hace, nunca ví a un perro ponerse así con una canción”. Y el can comenzó a girar sobre si mismo y con toda esa mole de huesos, pelos y carne convirtió al ascensor en una especie de Samba de la que creí saldría en camilla.

Decí que abordamos el ascensor en un cuarto piso y no estábamos tan lejos de la planta baja.

Decí que el paseador era lindo, que si no.... que si no.... que si no.... no acompaño el Croki, Croki con las palma…

Juego de Roles

El plan era sencillo y divertido. Era viernes, tocaba una banda conocida de los barrios conurbanos cerca de mi nueva casa urbana. Iba mi hermano, unos amigos. Así que le dije a Lula y allá fuimos. Llegamos y comenzó el juego de roles. Esta vez, cumpliendoelpapeldelaflaquitamediaextrañaybizarrahermanitadeElPerro.
Lindo tugurio en el que tocaba la banda, subterráneo y oscuro. Nos sentamos en una mesa, vimos la banda, las cervezas empezaron a correr. A mi derecha lo tenía a El Perro, a la izquierda estaba Lula, y enfrente Pablo, un amigo de mi hermano que conozco desde que tengo 9 años. No lo veía desde hacía 10. Y ahora ronda los 30.
Y así, como de repente, como ocurren las cosas bizarras, Pablo comienza un breve interrogatorio:
P: Ajá, y ¿cómo andás?. ¿El hijo del pastor?
L: ¿Eh?, ¿Qué pastor?,le digo, pensando que había empezado la hora del bardo alahermanitaflaquitabizarradelperro.
P: ¿Vos no salías con el hijo de un pastor?
L: No, estás confundido.
P:Ah. Y Jimy ¿cómo anda?
L: ¿Quién? le pre…

Ese amigo de las soledades

Tengo un amigo que se llama Miguel. Nos conocimos mediante una amiga en común con quien comparte departamento. Durante algunos meses, salíamos los tres, hasta que nuestra amiga en común se evaporó tras un chico que vive en Mar del Plata y a partir de ese día poco sabemos de ella y su paradero. Miguel y yo nos seguimos viendo y compartiendo soledades. Perdida nuestra amiga en los brazos del ancho mar, y ausente del departamento, desde hace un tiempo, se repite la siguiente rutina casi todas las semanas o fin de semana de por medio: alguno de los dos le manda un mensaje de texto al otro en noches de viernes o sábados en las que se queda en banda y el otro responde si está disponible. Entonces, uno de los dos va a la casa del otro provisto de cerveza. La mayoría de las veces voy yo. Entonces, llego, dejo la cerveza en la cocina, me saco la campera, me acomodo en el sofá, me pongo a ver la tele. Miguel va en busca de los vasos, sirve la bebida espirituosa, charlamos de nuestra semana, el…

El último aliento

Tardó en llegar, pero llegó justo en el momento en que se empezaba a preguntar si todavía quedaba alguien que a su edad nunca hubiese besado. Pero llegó. El primer beso llegó. Tenía gusto a cigarrillo mezclado con cerveza y amanecer de un día soleado de verano en la costa. Le llamó la atención la tibieza y suavidad de los labios al rozarse, la robustez de la lengua, la habilidad de los dientes para hacerse flexibles mientras el fenómeno ocurría.
Y después siguieron otros besos. Los segundos, con aire de Centro y gusto a plaza de Congreso. Con manos llenas de libros y carpetas que dificultaban los abrazos, y más lenguas y salivas y sangre burbujeante. También vinieron los besos clandestinos de los labios que se suponían prohibidos y tenían otro sabor. Sabor a Costanera Sur, a Corrientes y Florida, a deseo mezclado con culpa. En el medio también se registraron besos en plazas conurbanas e interminables besos en andenes con el guarda esperando para cerrar las puerta del tren.
Y como todo l…

Será de Dios

Jueves
Aproximadamente 8 de la mañana
Suena el portero

Me levanto. Camino hasta la cocina dónde está el portero mientras pienso: ¿quiénpuedeserquetoqueaestahora?. Levanto el tubo. Del otro lado, la voz de una señora dice:
-“Buenos días, vengo a informarte que Dios quiere ser tu amigo”.

Ajá.
Corto. Vuelvo a la cama pensando en que tendría que haberle pedido a la señora el teléfono del barba así lo llamaba a la tarde cuando estuviese mas despierta.
Duermo un par de horitas más. Me despierto.

Mebañomevistoledejolacomidaalgatotomoelsubte
llegoaltrabajoprendolamáquinabajanlosmails.

Encuentro un mail de una compañera del secundario. Lo abro. Era una presentación de powerpoint. Tenía unas láminas lindas, con leyendas extrañas, así que por curiosidad, llegué hasta el final. Y en la última presentación, al final de la última línea. Había una firma. La firmaba Dios.

Ajá. Tal vez al de barba no le simpatiza que me pase la tarde chateando con el diablo. Pero como yo sé que lee este blog. Quiero decirle que,…

Espera sentada

Y entonces una encuentra un asiento libre en el subte y se sienta. Se acomoda.
Se abren las puertas en la siguiente estación e ingresa una señorita que se para frente al asiento y de repente una se encuentra mirando un abdomen algo prominente.
Entonces, empieza la disyuntiva. Las opciones son dos y es una. O queda como una desalmada por no darle el asiento a una embarazada. O se lleva el premio a la persona mas odiada del día, de la semana o del mes, por darle el asiento a una señorita algo excedida de peso que creímos se encontraba en la dulce espera.

Almas nuevas

A veces, una tarde cualquiera, la personificación misma de la versión criolla del diablo se aparece para recordarme que ya viene siendo la hora de buscar nuevas almas y valorar las que quedan al costado. Que alguien dejó mi alma tirada por el mas bajo de los infiernos, y que el la tiene ahí, en un frasquito, pero está tan curtida la pobre que ni vale la pena bajar a buscarla.

Y entonces, una empieza a pensar que, como otras tantas veces, El de Barba es capaz de enfrentarme con un angel disfrazado de diablo para ayudarme seguir en el camino.

Las últimas líneas que te escribo

Entre las 19.30 y las 20 horas es cuando el dolor en el pecho comienza a hacerse mas agudo y se siente con mayor intensidad el vacío que deja la ausencia. Porque sabe que pasó un día más. Porque sabe que va a pasar una noche mas, y una mañana más en la que despierte y la almohada de al lado siga vacía. Y porque cae en la cuenta de que El no va a volver. Y así va a ser hoy, y mañana y pasado y tras pasado. Y dentro de su cabeza sólo resuenan las voces optimistas de los amigos, de los que siempre están para intentarle arrancar una sonrisa con algunas frases hechas. Que lo mejor es lo que va a venir. Que lo bueno se hace esperar. Que siempre podés aprender del que se va, aunque te deje llorando dos semanas seguidas.
Pero desde el mas oscuro pesimismo sólo piensa en por qué se supone que tiene que ser así. Por qué se supone que el orden natural de las cosas siempre gira hacia el bienestar y la felicidad.
Y es justo ahí, en el fondo de la mas profunda de las reflexiones pesimistas, en dónde …

Entrelíneas

Siendo las 19.30 de un día jueves, recibo el siguiente mail de Lula:

De: Lula
Para: Loca
Asunto: Loca!!

Lucha!!.. ¿cómo va todo?. Yo estoy acá clavada en la redacción hasta que termine lo de Blumberg. Pero pasame los titulares de tu semana. ¿Ya hubo bum bum con el cheff?

Respuesta:

De: Loca
Para: Lula
Asunto: Re: Loca!!!

Lula!!.. No. Todavía no hubo bum bum. Pero lo veo hoy. Y te digo todo en una línea:

Estoy estrenando conjunto de ropa interior

Señal de ajuste

Debido a desperfectos técnicos, la tercer parte de la historia entre la Loca y El Dami no podrá subirse al blog. Los que estén dispuestos a conocer el final de la narración, pueden escribir al mail que figura al costado derecho de sus monitores optando por los siguientes tres posibles finales:
1. El Dami resultó ser de una secta similar a los Rasta Fari y sus insistentes llamados no tenían otra finalidad que la de coaptar a Loca.
2. El Dami y la Loca finalmente se encuentran, ella le cocina y él fallece en el acto.
3. El Dami y La Loca salieron durante dos semanas, en las que él llega a conocer los hábitos de Loca y parte a la búsqueda de otro espécimen de su clase, portador de celular con tapita.

En las próximas semanas, solución de desperfectos técnicos y espirituales mediante, este blog continuará con su programación habitual. Espero sepan entender.

El Dami y Loca II

Loca se levanta de un salto de la cama y se va a bañar pensando que otra vez está llegando tarde al trabajo. En la oficina llama al Dami. La atiende el contestador y deja un mensaje con el número del trabajo. Terrible error del que se arrepentiría horas mas tarde mientras repetía “yo le dí el número, pero no para que llame”. El Dami llama un rato después, y un rato después del después, y después y mientras tanto manda mensajes de texto con frases cursis a las que Loca no responde.
Al día siguiente el Dami sigue con sus hábitos telefónicos. Al parecer estaba estudiando para un parcial y le dice a Loca, “si apruebo me vas a cocinar?”. En este momento es cuando Loca se da cuenta de que estaba en presencia de un personaje que no solo no había entendido que Loca no tiene hábitos telefónicos, está totalmente convencida de que las mañanas son para dormir, y la cocina sirve solo para calentar el agua del mate. Además, se habían visto una sola vez en sus vidas cuando el porcentaje de alcohol en…

El Dami y Loca I

"El Dami" es el nombre de la nueva adquisición del mundo de Loca. Es consabido por todos que Loca no mantiene conversaciones con gente del todo normal, y aunque El Dami tenía el perfil universitario/empleado/contrajeycorbata/habitosafteroffice/celularcontapita/ pronto demostró caminar por la senda de un digno contacto de Loca.
El Dami y La Loca se conocieron un jueves a la noche. El no tenía batería en su celular, así que se auto-envió un mensaje de texto desde el teléfono de Loca para agendarse el número.
Eran las 9 de la mañana del día siguiente cuando suena el celular. Loca dormía profundamente, pero aún así atiende. Del otro lado se escucha un: “hola, ¿quién sos?”. Loca decide cortar antes de contestar a semejante pregunta existencial, cuya respuesta es totalmente incierta. El celular vuelve a sonar a los 5 minutos, Loca atiende y esta vez intenta mantener una conversación coherente con el Dami quién estaba del otro lado de la línea fresco y hablador. Loca se queda dormid…

Llamado a la solidaridad

Se solicita con suma urgencia datos sobre el paradero de Sola Como Loca Mala, conocida como Loca o Loca_Sola, quien osaba someterse a tests de embarazos on line con bloggers, chatear con personajes que tras hacerse pasar por hombres se revelaban como del genero opuesto, irse de campamento con Amiga y desvirgar adolescentes, meterse en camas ajenas con asidua cotidianeidad siempre con el cuidado apropiado, dejarse besar por chicos lindos que esperaban el colectivo y la corrían media cuadra, escuchar en los boliche teorías extrañas acerca del consumo de agua tónica, encontrarse con lectores desconocidos para intercambiar chupetines y enamorarse de personas equivocadas. De tez blanca y pelo rojo, en el momento de su desaparición vestía jogging que algún ex novio olvido en su cajonera, y frecuentaba cierto cantante de un banda de rock suburbana, también conocido como “el hombre de la bolsa”, con quien tras pelearse a muerte incontable cantidad de veces y jurarse no verse nunca mas, regres…

Cada cuatro años

Cada cuatro años se puede caminar un viernes cualquiera al mediodía por pleno microcentro y cruzarse con menos gente que durante un domingo. Cada cuatro años un televisor reúne a desconocidos en un bar, una estación de subte, una casa de electrodomésticos, una peluquería.
Cada cuatro años esos desconocidos se abrazan, lloran, carajean, gritan y comparten un sentimiento. Sienten que esos once jugadores son parte de su familia y les dan indicaciones a un director técnico al costado de una cancha a mil kilómetros de distancia.
Y también cada cuatro años, a la hora de los partidos, uno puede tomar la ciudad como si fuera propia, caminar por las calles desiertas y mirar por las ventanas a esos que están reunidos frente a un televisor. Cruzarse con otros pocos y preguntarse porqué no están mirando el partido. Cruzarse con otros tantos que derrotados por la ansiedad eligieron salir a la calle.
Y también pasa cada cuatro años que Loca puede irse a depilar y no tener que esperar, pero bancarse a…
Cuando yo pensaba que mi madre había superado todos, pero todos los límites, en todos los rubros imaginados e inimaginados; me pregunta, así, como al pasar, en la entrada del edificio donde trabajo.

Hija, ¿estás teniendo relaciones sexuales?.

Lo peor de todo, peor aún que haya estado el portero presenciando la conversación, fue que no me hizo falta mentirle.

Igual. Volviendo al tema de mi madre y sus límites.

Si pudo superar ese límite.

Solo me resta temer y esperar.

con minúscula de mundial

A ver. Esta es la primera y última vez que lo voy a decir. Y no pienso volver a hablar del tema. El espíritu mundialista que invade las calles y los avisos de televisión me tiene cansada. Con todas esas canciones, y esos goles, y esas emociones, y la gente abrazándose con sus vinchitas con banderitas argentinas.

Y lo peor de todo, es que el mundial todavía no empezó.

Si, mundial. Te lo escribo así con minúscula.

“Nosotros respetamos que tengas un problema ideológico con los mundiales, pero escribílo con mayúscula porque va con mayúscula, y sino la correctora hace el doble del trabajo”, me dijo mi jefa.

mundial, va con minúscula. Mirá como lo escribo con minúscula.
mundial
mundial
mundial

Vení a corregir a mi blog. Dale, vení.

Loca y Personaje (Capítulo 3)

A pesar de la irrefutable prueba que tenia ante sus ojos, Loca se dirige hacia la persona con el chupetín y le pregunta: ¿vos sos personaje?. ¿Viniste con alguien más?¿Conocés a ese grupo de personas?
Y ahí mismo, Personaje le comenta a Loca todo el plan urdido en pos de ganarse el chupetín, que incluyó desde haber llegado antes y camuflarse con los del lugar, hasta comprar el Pagina/12 que no suele leer. Personaje pasa de ser un posible fundamentalista árabe a un Personaje agradable con el que Loca pasará las próximas horas.
Termina el evento con fines solidarios y parten hacia una pizzería. Cerveza para Loca, agua para personaje. Recordemos que Personaje no gusta de tomar cerveza. Son 5 puntos menos, pero en ese momento de la conversación ya estábamos fuera de la competencia.
Vos llama puntualmente a las 12 entre preocupado por el llamado que Loca le pidió y triste por otros asuntos. Loca le dice, “por lo mío quedáte tranquilo, es “normal”, por lo tuyo te llamo en un rato y hablamos”.

Loca y Personaje (Capítulo 2)

“El que llega primero se gana un chupetín”, le dice Loca a Personaje. Tras cortar la comunicación por chat, a Loca le llama poderosamente la atención que Personaje no haya preguntado por su aspecto, y mientras se acomoda el saco y tantea un chupetín que tiene en el bolsillo, se dice.... “ah, entonces capaz que es gay”.
Loca sale del edificio donde desempeña sus tareas laborales diarias y camina hacia el subte, lo llama a Vos por teléfono para cubrirse del posible fundamentalista árabe. “No me preguntes por qué, pero necesito que a las 12 me llames”, le dice y corta.
Subte. Línea Sarasa. Seresere- Sansar. Loca llega, se baja y empieza a sacarle una radiografía a todos los hombres que caminaban por el lugar.. um.. este no me da por la edad, um.. este no, va demasiado tranquilo, a ver este que compra en el quiosco.. um.. no, no compró chupetín.
Loca llega al lugar. Siguiendo con los estereotipos que tiene metiditos en su cabecita, se había hecho todo un plano de las facciones y acciones d…

Loca y Personaje (Capítulo 1)

Aunque Loca a veces se quiera hacer la mas desprejuiciada de todos, y diga que no se deja llevar por los estereotipos, bien metiditos en su cabeza que los tiene. Entonces, digamos, que, si Loca empieza a chatear con un lector, quien de buenas a primeras le dice que tiene mas de 30 años, que vive solo y que tiene un felino como única compañía, una se empieza hacer una idea del perfil de aquel Personaje. Si luego, le cuenta que tiene un trabajo algo tedioso y que los fines de semana se aburre, una se hace de mayor material. Si a esto le sumamos, que no le gusta tomar bebidas alcohólicas y le molestan las personas que fuman, tenemos ya trazados algunos rasgos que nos definen al Personaje en cuestión.
Pero así y todo, Loca, en su afán por narrar nuevas historias, y aportar alguna nueva anécdota para amenizar veladas, decide que el encuentro con este Personaje puede ser posible.
Para sumar mas imágenes en la cabeza de Loca, 20 minutos antes del encuentro, Personaje dice que tiene que revela…

Fragata te ilumina

Cansada de escuchar las mentiras de los que tiran las cartas en la Plaza Francia. Harta de los horóscopos de las revistas dominicales, y los de la última página de los diarios, que no hacen mas que pifiarla con sus predicciones. Aburrida de tener que esperar que llegue el turno de mi signo ante cada aparición de Horangel en Crónica.

Yo, me asumo una fiel creyente y seguidora del reverso de las cajitas de fósforos Fragata.

He dicho.

Escenas de la vida laboral

Hora: 19.45
Locación: oficina donde trabaja Loca.
Escena: Jefa de loca dice tener hambre. Pregunta si arreglaron el microondas que se rompió hace una semana. Se dirige a la cocina. Mientras, Loca toma mate.

Hora:20.10
Locación: escritorio donde trabaja Loca
JdL: ¿Hay mate caliente?. ¿Me dás uno?. Es que me agarró frío.
L: Si
Jdl (mientras toma el mate): Es que tenía hambre y me comí las facturas congeladas que estaban en el freezer.
L: ¿Y no estaban duras?
Jdl: Si. Las tuve que chupar.

Hora: 20.13
Locación: cocina de la oficina donde trabaja Loca
Escena: Loca tira la yerba del mate mientras se pregunta. ¿Por qué no habré venido a la cocina 6 minutos antes así me la encontraba chupando las fracturas?.
A ver loca.. Aceptémoslo de una buena vez. Nadie va a venir corriendo detrás tuyo cuando hacés el bolso y te vas. Si, bueno, algunas veces te corrieron. Daniel te corría, pero vos no dejaste que te siguiese. Y chico lindo te corrió, pero después se tomó el 86 y se fue. ¿Dónde era que vivía?.. ves.. Ya ni te acordás.
Bueno, ahora nadie va a venir corriendo a tocarte el portero. Eso pasa en las películas. Sacáte de la cabeza la escena de “Cuando Harry conoció a Sally”, no, la que finge el orgasmo, no. La otra. La última. Esa que el, de repente está caminando, así, solo, en una fría noche de navidad. Y zás!. Se da cuenta de que es “ella”, entonces corre, y corre y llama un taxi que no para, y sigue corriendo. Parecida a la escena de esa película mala del festival independiente. Igual. Ahora que lo pienso, pero en versión chilena.
Bueno, no te distraigas. La cosa es que no van a venir corriendo, no te van a tocar el timbre, no van a pensar.. zás! Esa es la chica. NO. Si corren van a ir tras…

De primeras y ultimas veces

Las dos primeras veces que te vi era de noche, y había tomado mas de una cerveza.

La primera vez pense que eras gay, la segunda, lo único que me preguntaba era por qué tenías puesto un saco tan grueso si con el calor que hacía la cerveza se había calentado con solo mirarla.

La tercera vez que te vi, después de ocho meses del primer encuentro, y de dos del segundo, también era de noche, pero estaba amaneciendo. Me pasaste a buscar, y nos fuimos a Mar del Plata.

Las dos primeras veces que te vi, estaba sentada con El, para la tercera El ya estaba en mi cabeza.

La primera vez que vimos la luna reflejada en el mar no estábamos enamorados, la primera vez que me agarraste la mano fue para cuidarme de un borracho, la primera vez que nos emborrachamos juntos ni nos tocamos y la primera vez que dormimos juntos, no nos acostamos.

La segunda vez que nos vimos: nos besamos, dormimos, nos acostamos y soñamos.

Para la tercera vez que nos encontramos yo estaba llorando por El.

La ultima vez que nos vimos:…

¿Sabes que no puede ser?

Que tenga que estar estudiando a este autor que tiene tu mismo apellido que me tortura cada vez que lo leo escrito en la tapa.
Que el perro de mi vecina se llame igual a vos y que encima se porte mal, y que para peor ella grite su nombre cada cinco minutos con esa voz finita que tiene.
Que por eso, me desconcentre y no pueda seguir estudiando, este autor, que tiene tu mismo apellido, y que entonces, tenga que cerrar el libro, leer la tapa, levantarme para hacer mate, y cruzarme ahí mismo con ese cenicero enorme y robado que me trajiste.
Y que mientras este esperando que se caliente el agua, me acuerde del mail que me mandaste hoy, así, como si nada, con la invitación para ir mañana a verte tocar.
Y que encima, entre los mails de las personas a las que se los mandaste, este la dirección de la mocosa.
¿Sabes que no.. que no pueder ser?
Que no puede ser que en vez de estar estudiando ese autor que tiene tu mismo apellido este acá, perdiendo el tiempo, escribiendo esto.

No.

No puede ser.

Pero es.

Verdades sabidas por todos, pero nunca antes escritas (por lo menos en este blog)

En un automóvil, salvo contadas excepciones, la ubicación de los acompañantes con respecto del automovilista denota el grado de amistad/fraternidad/parentesco que los une. Siendo que, como es sabido por todos, quien se sienta al lado del conductor cuenta con un mayor grado de amistad que quienes se ubican en el asiento trasero; quien se se sienta en medio de ambos acompañantes en el asiento trasero le sigue grado de amistad/fraternidad/parentesco*.

*Teoría válida para un automóvil estándar que lleve 4 pasajeros más el conductor. No válido para taxis y/o remises.

en mayúscula

En un esfuerzo más para utilizar este medio como herramienta de catarsis diré:

ESTOY TRISTE

Punto.

(Me doy una semana de tiempo para elaborar y transformar la tristeza en historias que nos hagan reir. Por ahora eso es lo único que tengo).

Liberación

A veces la verdad viene sola. Un día cualquiera, digamos un sábado, a las 7 de la tarde. Te sienta enfrente, se pide un cappuchino y un café en jarrito para vos, porque sabe tus gustos sin haberlos sabido antes. Y entonces empieza a escupirte en la cara. Para ella son partículas microscópicas de saliva, pero cuando llegan adónde estas sentada se transforman en un moco pegajoso que se te pega en el corazón, la garganta y no te deja respirar.
Entonces es cuando te das cuenta de que lo que viene a decirte no te es tan ajeno. Que en realidad, durante este tiempo te estuviste tapando los ojos con las manos, y aunque de a ratos abrías los dedos para espiar, el miedo que te daba lo que veías hacia que volvieras a cerrar la mano.
Ahora no te queda otra. La verdad esta ahí adelante. No te podes escapar. No podes decirle que estás ocupada con otras cosas. La enfrentas, la escuchas. Y sin darte cuenta, al mirarla a los ojos, vas perdiendo el miedo. Te sacas la mochila que sin saber venias lleva…

Secretos

Subirse al auto y dejarse llevar.

Reirse mucho. Escuchar música nueva. Escuchar música vieja. Compartir códigos casi sin conocerse. Que te respondan a las preguntas sin tener que formularlas. Dar respuestas sin que te formulen las preguntas. Saber qué hacer, qué decir, y cómo sin siquiera pensarlo. Dormir. Mirar como la medialuna se refleja en el mar mientras tomás vino con música de fondo.
Contar secretos. Escuchar secretos.
Charlas de dioses y propósitos; y olas que rompen en la cara.
Noches de medialunas y luces extrañas que simulan estrellas.
Mas vino.
Dormir abrazados y despertarse con besos de labios morados.

Subirse al auto y dejarse llevar.

Ese era el secreto.

El Golpe

En el día de hoy, Loca escuchó la siguiente conversación en el subte:

Madre, en apariencia, interesada por el aprendizaje de su hijo, pregunta

M: ¿qué hicieron hoy en dibujo?
H: Hicimos unos dibujos por el 24 de marzo, el Día del Recuerdo.
M: (inmutable ante la respuesta, sigue indagando) ¿qué dibujo hicieron?
H: Un hombre, con un cartel en el pecho que decía: No va más.
M: (como si nada, sigue)..Ajá, y ¿en lengua?.

Caja de objetos perdidos

Estaba buscando ropa abrigada. Algo de mangas largas para salir porque afuera hacía frío. Abrí el tercer cajón de la cómoda. Encontré:

Un gorro verde
Una remera negra con inscripciones de una banda de rock
Una remera verde brillante talle S.

Ninguna prenda me pertenece. Cada una de las prendas tiene un dueño diferente. A cada uno de los dueños dejé de ver por diferentes razones.

Cerré el cajón.

Salí en mangas cortas.

Teorías

Existe un 60% de posibilidades que el celular suene mientras estás dentro del consultorio de la depiladora, que de que suene mientras estás en el balcón de tu casa.

Existe un 75% de posibilidades que el celular suene mientras te estás haciendo el cavado, que mientras te estás haciendo las piernas.

Existe un 85%, casi 90% de posibilidades de que el llamado sea EL que estabas esperando, a que sea tu mamá.
A ver si nos entendemos.

Lo voy a decir una sola vez, y no lo digo mas, porque de moda no hablo:

Lo hippie no es ¨Chic¨, ni lo ¨Chic¨ es hippie.

He dicho

Lindo y Loca (I)

De golpe, una va caminando por una calle, una noche cualquiera.
De golpe, una mira hacia la parada de un colectivo y divisa un chico lindo.
De golpe, el chico lindo la mira a una.
De golpe, una se encuentra intercambiando miradas con el chico lindo mientras sigue caminando.
Una tiene que doblar, por lo que no puede seguir intercambiando miradas con chico lindo.

Hasta ahí, una escena que puede acontecerle a una, alguna vez.

Pero, una, no es una chica a la que le pasen cosas normales. Eso ya lo sabemos todos.

Entonces, ella dobla y es cuando escucha a alguien correr. Se da vuelta y ve a chico lindo doblando la esquina. Los dos frenan en seco.
Hasta ahí, una escena que podría verse en cualquier comercial trillado.

Y entonces es cuando chico lindo dice: Para flaca, para y se acerca.
Y una empieza a pensar que chico lindo puede ser un potencial ladrón. Pero no.
Para flaca, para. ¿Me das un beso?, dice chico lindo.
Una se ríe, y le empieza a pedir datos.
¿Cómo te llamas?, ¿Cuantos años tenes? (y…

E tal que En

Siendo que E me interesa y En también.
Siendo que ninguno de los dos son excluyentes (ninguno solicitó exclusividad, ni se hace llamar “novio”), pero, a la vez, ninguno sabe de la existencia del otro.

¿Qué pasaría si, un día cualquiera voy por la calle con, por ejemplo, E, y se cruza En y me encaja un beso en la boca, como siempre hace cuando nos encontramos?

¿Qué pasaría si ocurriese lo mismo, pero a la inversa?

Todas esas preguntas, y algunas mas, no se me habían pasado por la cabeza hasta hoy a la mañana, cuando, mientras desayunaba con E, me llega un mensaje de texto de En diciendo que estaba cerca de casa y que tenía ganas de pasar a verme.

En ese momento, agradecí a la tecnología por la discreción de los mensajes de texto.

Pero igual, a vos te hablo, al señor de barba... ¿ya volviste de las vacaciones y empezaste a jugar otra vez conmigo como si fuese un pin y pon?.

Um.. no, la que volví de las vacaciones soy yo.

De Pesca

En la playa.
Lula y Loca en el mar. Se acercan hasta el borde y el frío del agua las hace retroceder. Adentro del agua, señores gordos y señoras gordas, niños con tablas de tergopol que las olas arrastran hasta la orilla y se quedan pegados a piernas de Lula y Loca; las miran con desconcierto y vuelven a entrar a esa marea humana de gente luchando contra el mar. Y de repente, divisamos a dos.
Loca: Mirá Lu, ¿los ves?, ¿qué edad decís que tienen esos dos? (si, ahora antes de lanzarme en los brazos de cualquier hombre pido opinión acerca de la edad).
Lula: uhm.. parecen chiquitos, pero están buenos.
Loca: ¿Vamos?...
Y allá iban, Lula y Loca, desafiando al frío, las olas y la marea humana. La motivación perfecta para lanzarse al ancho mar. Tras algunas olas que intentaron llevarlas a la orilla y corrieron el riesgo de quedar en pelotas ante los mil millones de veraneantes que gozaban de la playa, llegaron. Se ubicaron al lado de los sujetos antes mencionados, y comenzaron a seguir a las olas.…
Querído blog:
Mediante la presente, y no contando con otra forma de hacerte llegar este mensaje, quería agradecerte, aún a riesgo de quedar cursi, por haberme hecho conocer por intermedio tuyo bloggers que me sacaron del aburrimiento y me acompañaron lejos para sumar escenas bizarras a mi vida; y los queme abren la puerta de su casa habiendo pasado por el diluvio universal (bueno, una tormenta de verano nomás), con bolsos y amiga Lula y sin lugar dónde quedarnos a pasar la noche.

Sin mas
Se despide atentamente

La Loca.

MdL

En la sala de espera de la depiladora. Suena el celular. Es mamá de Loca que llama desde Córdoba.
MdL: Hija, te llamo para pasarte la dirección de un hostel en MDP por si no encontrás donde quedarte.
L: Hola Má. Estoy esperando para entrar a depilarme y no tengo dónde anotar. ¿Me pasás un mensaje de texto?.
MdL: Ay, no se escribir mensajes de texto.
L: Bueno, llamáme mas tarde.

A los 15 minutos. Dentro del consultorio de la depiladora. Suena el celular. Mensaje de texto desde un número de celular completamente desconocido.

La dirección del hostel es sarasa, saradas 67, sucumtrule 675. Besos. Amelia.

A esto le contesto:
Gracias, má. ¿El celular de quién es?
Contestación: Lo pedí prestado y pedí que me escribiesen el mensaje. Chau!.

Cada día que pasa compruebo que los recursos de mi madre para comunicarse conmigo superan todos los límites posibles de mi imaginación.

El y Yo= Yo y El

Cada vez estoy mas convencida de que una de las cosas que me mantienen unida a El es que nunca se de lo que me está hablando.

Martes, conversación por MSN.

El: Mujer, en la semana si querés, nos vemos para hablar de la vida que queremos llevar.

Instantáneamente se desconecta.


Cada vez estoy mas convencida de que una de las cosas que me mantienen unida a El es que nunca se de lo que me está hablando.

Y nunca hago nada por averiguarlo.

Teorías

No es que me estuviera aburriendo en el cumpleaños, no, no, pero de repente, mientras todos hablaban, yo me encontré buscando equivalencias entre los rasgos de la personalidad de los que comían la porción de pizza entera y los que dejaban la masita del final. Y no solo eso, sino que después me puse a pensar si existiría alguna relación entre los que dejan o comen la masita del final de la pizza y los que dejan o comen el vasito de galletita del helado.
Aclaro, no es que la estuviera pasando mal, no, no. Pero las teorías realmente profundas, como estas, suelen aparecer muy esporádicamente y no hay que dejarlas pasar así nomás.

27-10+20

Para mi 27 cumpleaños, el señor de barba que juega a los pin y pon conmigo se puso las pilas. Si. Parece que el calor lo pone de buen humor. En la víspera, llegué a casa, prendí la tele y estaban dando justo una película que hacía dos días me dije que tenía ganas de ver. Me lo dije a mí misma, y a nadie más. Parece que si existe, escucha. La ví, mientras por un costadito del ojo miraba el reloj. Se acercaban las 12. Era la primera vez en 27 años que se iban a hacer las 12 y yo sin nadie que me dijese feliz cumpleaños instantáneamente. Pensé que tampoco era tan grave. La peli terminó. Me fui a la cocina y empecé a cantarme el feliz cumpleaños mental cuando sonó el teléfono.
Era El. ¿Se acuerdan de El?. ¿El del entierro, los Cd´s, los habanos, los mucho?. Bueno, si, era El. Y era raro que justo El me llamase el día de mi cumpleaños. Y fueron raras las sensaciones encontradas, el estar contenta pero no, el hablar con el y sentir como latía el corazón en el agujero que dejó. Y fue raro dec…

Escena bizarra del mes nº 453

Es como cuando tomás conciencia de estar en una situación o en un lugar en el que nunca te hubieses imaginado estar. Por ejemplo, tomando cerveza y jugando al truco con tus ex compañeros del secundario en la quinta de uno de ellos, el que hace 10 años que no ves. Con tu novio del jardín de infantes que cuenta la anécdota a todo el recién llegado que no la sepa y aclara: "pero ojo, que nunca le dí ni un beso, el tema es que ella decía que era mi novia, pero estaba enamorada de mi amigo y le regalaba cosas a el, pero mi amigo no le daba bola" y una piensa, "ajá, entonces siempre fue igual la cosa". Para completar el panorama, como si esto fuese poco, del otro lado lo tenés a El (el era compañero del secundario), con el que evitás rozarte el brazo para no empezar a los besos, aunque compartís cigarrillo y tomás del mismo vaso de cerveza. El cuadro bizarro finalmente se cierra cuando se te acerca la hija de otro de tus compañeros, con el peine y una hebillita a pedirte…

Villa Gesell. Día Uno. Hora Cero. Anécdota Nº 23

Amiga y Loca ya habían elegido. Vos el rubiecito, yo el enano o el que salió de la carpa a los gritos (si, si, nunca alguien "normal", ya se). El de los gritos abrió la boca y dejó de ser un posible candidato. Así que me quedaba el enano. Día de quincho, jugar a las cartas, lluvias torrenciales, todos en la carpa que filtraba, todos a la carpa de las chicas, todos comemos pollo con la mano, todos rompemos la carpa de las chicas, todos a la playa. Música, bebidas, muchas. Loca y enano inexplicablemente se ponen a bailar (Loca jura y perjura que nunca lo buscó). Enano intenta en vano enseñarle a bailar un paso a Loca. El resto del grupo intenta enseñarle el paso a Loca y lo logra, salvo el enano. Pero igual, eso no importaba. Enano besa a Loca. Loca responde. Enano y Loca se besan, se besan, se besan. Mar de fondo, arena, estrellas. Vuelta al camping. Se siguen besando. Carpa libre. Se siguen besando. Loca duda. Enano duda. Enano dice: bueno, si querés dormimos.
Y bueno, dice L…

¿Me convidás un mate?

Hay ciertas preguntas, simples ellas, que al ser formuladas pueden cambiar el rumbo de un dia, de dos, de un fin de semana, ponéle. Así es como la pregunta ¿me convidás un mate? dirigida a un grupo de campamentistas en la costa el sábado a la mañana cambió el rumbo de todo el fin de semana de Amiga y Loca trayendo una seguidilla de eventos desafortunados algunos, afortunados otros, pero bizarros todos.
No me explayaré demasiado, ni les contaré con lujo de detalles todos y cada uno de los momentos. Los partidos de pool que gané sin saber jugar. La cena que compartimos 9 en una carpa, comiendo pollo con la mano. La cantidad de alcohol ingerida sin siquiera una resaca. El baile a la noche en la playa. Todos jugando después al Daytona en la peatonal. El que estaba en pedo y vomitó el Daytona. El otro que estaba en pedo y quería levantar chicas de 13 años. La lluvia, la lluvia, la lluvia. La lluvia sentados en otra de las carpas, los 9, en ronda, en silencio, a oscuras porque se había corta…

Cómo se llama la obra?

Escena 1: Loca pasa por casa de amiga para salir a tomar una cerveza.
Escena 2: Loca sube, se toma unas cervezas con amiga y chatea con Desconocido que estaba online en el MSN.
Escena 3: Ante la sugerencia de amiga, Loca invita a Desconocido a salir a tomar cerveza.
Escena 4: Loca y amiga caminan buscando bares y otros amigos que llegarían al lugar, cuando Desconocido aparece.
Escena 5: Loca, amiga y Desconocido se sientan en un bar. Piden cervezas. Desconocido no toma. Loca y amiga toman y se rien. Los otros amigos no llegan.
Escena 6: Amiga de loca decide irse del bar.
Escena 7: Loca y Desconocido charlan, charlan, charlan. Hablando de la amistad, desconocido dice algo así como "porque nosotros nos podemos hacer amigos".
Escena 8: Loca sugiere ir a otro lugar. Desconocido acepta.
Escena 9: Salen del lugar, Desconocido le pregunta a Loca si se toma un taxi. Ella opina que es mejor tomar el colectivo.
Escena 10: Loca y Desconocido en la parada del colectivo charlan. Llega el colectiv…

Post dedicado a desconocido que se niega a leer el blog.

Desconocido:

Aunque no tengas un solo libro en tu casa, aunque no hayas ido al cine en años, aunque consumas solo productos sin azúcar, desayunes yoghurts y no te guste la cerveza. Aunque me hayas despertado con el mismo tema de Juanes repetido hasta la eternidad, aunque te pases todo el santo día en el gimnasio y hayas votado a Macri. Aunque tengas hábitos tan extraños como hablar por teléfono con Nacho a las 5 de la mañana, o ver la programación completa e TyC.
Te quiero agradecer por: no haberme hecho ni una sola pregunta acerca de mi vida sentimental y hacerme sentir tan cómoda como si te conociera de toda la vida, reírte con lo que aquí se escribe y con lo que mi boca dice, responder a todos y cada uno de mis caprichos en forma casi automática, haber sido el que me devolvió las ganas de besar, abrazar, aplastar y ser aplastada durante dos noches seguidas.

Gracias, y que te vaya bien.

La desconocida
Desde el momento en que uno le muestra su blog a un desconocido, ya nada deja de ser igual. Menos si una se va a dormir con ese desconocido. Y ante cada caricia, abrazo, apretujón, el desconocido, indaga "¿esto lo vas a escribir mañana?". Y una responde, "¿vos querés que lo escriba"?, "no se, prefiero no leer mas" contesta, "lo único que te pido es que NO escribas que solamente dormimos, porque se van a pensar que soy gay" agrega.
Listo, ya lo escribí.
Igual, pensá.
Los que leen son desconocidos, y si, pueden comentar, y si se van a enterar, pero es anónimo. No saben quién sos.
Peor es cuando le cuentes a nuestro amigo en común Nacho.
Bueno, capaz a el le mentís.
Bueno, prefiero no pensar.
¿Ves?. Estamos iguales.
Um.. no, al final, yo estoy peor.

La gran estafa

El 2005 no podía defraudarme en su último día. Y para cerrar siguiendo con la línea de coherencia que lo caracterizó, el 31 promediaba su tarde trayéndome su última gran estafa. La más grande de todos los tiempos.
Desde hacía unos días venia chateando con un tipo. Las conversaciones que teníamos no eran demasiado fuera de lo común y redundaban en sus preguntas sobre mi apariencia. También en su asombro por la confianza que depositaba en el y sus constantes amenazas sobre el conocimiento de algunos de mis datos personales (la dirección de la casa de mis viejos, ya que hay un CV con mis datos circulando por la web). Aún así, era grato contarle a un completo desconocido mis problemas, y a pesar de que en un principio pensé que estaba charlando con un conocido que me estaba tratando de hacer una broma, a medida que pasaban los días me olvidaba cada vez mas del asunto. De todas formas me parecía extraño que no tuviera intenciones de conocerme personalmente y que nunca propuso ninguna forma …