Skip to main content

Sin final feliz

- "Entre las personas solteras surge lo que se denomina ‘tribus urbanas’: una red social de amigos y conocidos que se crea en las ciudades, capaz de reemplazar a la familia extendida o a la familia que se tarda en construir. Estos grupos tienen ritos de iniciación, como el ingreso a ellos por presentación a través de otro conocido, y hábitos que mantienen el vínculo (frecuentemente asociados con la comida y el tiempo libre: salir a cenar determinado día de la semana, compartir un deporte –‘los jueves jugamos al fútbol’-, el gimnasio o un consumo cultural determinado, como ir al teatro, al cine o a recitales). El típico ejemplo de la tribu urbana puede verse en las series televisivas ‘Friends’ o ‘Sex and the City’".- Extraído de Publicaciones Universo Económico- Consejo Profesional Ciencias Económicas.

Lo nuestro empezó porque éramos los sobrantes de toda reunión. Los solos. Los sin pareja. Los que después de la cena-previa no tenían nada que hacer. Los que nos habíamos quedado solos después de una relación larga y ya tenían más de 27. Reconozco que al poco tiempo se transformó en una relación simbiótica y extraña. Éramos los cuatro (Lula, Edu, Jebús y quien escribe) para todos lados todos los fines de semana (aunque jueves y viernes). Dos hombres y dos mujeres, hermanados como si fuésemos uno solo. Juntos éramos invencibles y hasta teníamos un nombre que nos representaba. Nos imaginábamos nuestra vida “de grandes”, con hijos, siguiendo juntos.
No estábamos nunca solos, porque estábamos juntos y tal vez, por eso haya sido que en ese tiempo no lográsemos conservar relaciones. Nos arriesgábamos a fiestas en La Plata y fines de semanas en quintas con veinteañeros. Nunca hubo un roce ni mucho menos un histériqueo entre nosotros. No me acuerdo cuánto duró el idilio, dos o tres años tal vez, un pedacito mínimo en la vida de cualquiera, pero representativos para todos nosotros.
La felicidad no duró hasta un “que la muerte nos separe“.
Como en muchas parejas, el germen del engaño ingresó al grupo y una mentira piedosa, que luego se fue acrecentando cual bola de nieve, nos separó de a uno de uno de los integrantes del grupo: Jebús, quien era justamente quién nos aglutinaba. Y así, Jebús primero mintió a uno, y luego a otro y al final a todos. Y nos desintegramos.
Y como en muchas ex parejas, es muy triste volver a encontrarse después de un tiempo y parecer extraños.

Edu: El sábado fui a (nombre del bar) y lo ví a Jebús.
Loca: Y!?
Edu: Nada, me miró de lejos y se perdió con su vaso de cerveza entre la gente.

Comments

lau said…
uhm...ese germen del engaño...
siempre presente el muy guacho..

a todo esto me pregunto..
qué tribu urbana nos esperará este año?? me da pánico de sólo pensarlo..


saludos, che..
Que lindo es leer algo y entenderlo de pe a pa, escribis bien loca lu.
Limada said…
(Nico lo dice porque yo escribo muy raro)
A mi también me gustó tu escrito.
laura.va said…
'tribus urbanas'? o sea... emos, floggers, un montón de etcéteras y ahora... los solteros?

lo idílico no es eterno (ufa)
Loca_Sola said…
lau: quién sabe.. gracias por pasar.
Niño y Limada: muuchas gracias, che.
laura.va: ummm... no me puedo comparar con un emo... no puedo..besos!

Popular posts from this blog

No hay muestra mayor de compromiso que dar las llaves de la casa, departamento, habitación de pensión, lo que sea que fuese la morada de una. El compromiso no se demuestra con hechos, con presentar la familia, ni siquiera con un anillo. No. Darle las llaves a otro no es un hecho dejado al azar, no es una cuestión de practicidad, no es “para no bajar a abrir a la mañana”, para “que le vayas a cambiar las piedritas al gato”. No. Dar las llaves es “dar las llaves”.
A razón de verdad, yo di mis llaves una sola vez. Fue un acto ingenuo, casi obligado y con el que cargué mucho tiempo. El también me dio sus llaves. Finalmente, el devenir de los hechos hizo que sus llaves terminaran fundiéndose con muchas otras en el Monumento al Che, las mías vaya a saber dónde, pero bueno, ese es otro tema.
Por eso, yo ahora ando con mi par de llaves, otro en la casa de Almendra y otro en lo de Perro. Nada más. Ni a mi madre. Las llaves son una cuestión muy íntima. Y hace un par de semanas, cuando le quise ba…

Rellenita

Me volví adicta a una golosina. La conocí hace unos años, cuando Daniel vivía en Belgrano, porque las vendían en el kiosco de enfrente a la parada del colectivo. Daniel se mudó y no las conseguí más.
Pero hace unas semanas fui al cine, ese que queda en Congreso, y entré al kiosco de al lado… y allí estaban!… las únicas… las irrepetibles Rellenitas Chunky!!… Mi emoción fue tal, que a pesar del precio ($ 1,20) compré 4… y volví, volví al kiosco, solo para comprarlas… y le compré a la quiosquera una caja entera…de las de crema.. porque las de chocolate no son igual. La quiosquera me miró raro, pero me dejó la caja al costo!!!.. ahora, vivo a ingesta de Rellenita Chunky. Por lo menos una al día… todos los días.
Solo me resta encontrar un kiosco que siga vendiendo Cremokoa, y ahí si.. seré feliz….Además, me dí cuenta de que el relleno de las rellenitas es el mismo que el de las Cremokoa.. si, cada día mas loca, ya se.

Tirano oro

No hay caso. Por más que lo intente. Y obedezca a sus tiranos mandatos. Y le haga caso a sus agujas. Y salga a “tiempo”. No hay caso. Una mano invisible se encarga de adelantarlas a una lógica sobrehumana. Ó poner escollos imprevistos en el camino. Y ahí estoy, llegando tarde. Pero no es mi voluntad, lo juro. Es que siempre se demora el ascensor. O el tren que estaba programado tuvo un desperfecto. O justo ese día la correctora de la editorial me pide que la espere para ir caminando juntas hasta el subte. Y se demora agarrando el saco, saludando a los que quedan, olvidándose algo en el escritorio. Y camina a dos por hora mientras se queja y me toca el brazo cada tanto para que asienta o le preste atención. Porque claro. Yo voy pensando en lo tarde que es. Y en que cómo puede ser si salí a tiempo.
También es común que al portero que me tiene que abrir la puerta, se le ocurrió ir al baño. O hay más gente que la acostumbrada en la fila para sacar pasajes. O me encuentro sin monedas cuan…